Donde el viento nos lleve: Asador Parrilla Argentina

martes, 25 de marzo de 2008

Asador Parrilla Argentina

Últimamente he estado en varias ocasiones en el asador Parrilla Argentina, y lo primero que tengo que decir es que llevan una línea muy homogenea y sólida. Me gusta.

El local está muy céntrico y tiene una decoración moderna, un pelín cool, bonita y sin florituras. Según entras tienes el bar, con buen ambiente, donde tomarte un pincho por el día y una buena copa por la noche. A la izquierda y bajando las escaleras está el restaurante. Nada más llegar abajo, desde la zona de recepción puedes ver la parrilla ...y ya comienzas a salivar.
La parrilla está convenientemente aislada con un muro de cristal, para que puedas ver la carne y el proceso de asado, sin el inconveniente de los olores y sobre todo del humo.

Cuentan con dos comedores independientes para fumadores y no fumadores, así que cada uno elige y lo disfruta como quiere. En este sentido son bastante ecuánimes, ya que ambos comedores son de igual tamaño y comodidad.
Con respecto al menú... no es apto para vegetarianos. Para mi la mejor elección es la parrillada de asados. Carne estupenda y jugosa, dorada y crujiente por fuera y en su punto por dentro.
A pesar de lo dicho, las ensaladas (y entrantes) también son de recomendar: La Capresse está riquísima, y la de bonito en su punto. A destacar también las empanadas.

La carta de vinos es bastante aceptable, ya que cubre bastantes zonas, pero se echa de menos un poquito más de variedad en cada zona.
Hace unas semanas cenando con unos amigos, despidiendo a Jens en su retorno temporal a Brasil, probamos un Ribera de Duero del 2005: Pago de los Capellanes.
Un vino que me gustó mucho. Un vino de los que me gustan. Cereza intenso de capa muy alta, con aromas a fruta muy madura, moras y frutos rojos un toque de madera, algo de cuero y tabaco.
En boca muy goloso, suave y potente a la vez. Un vino equilibrado, que llena la boca y se deja disfrutar.
Con respecto al precio, creo recordar que en el restaurante estaba a 26 €uros, y he de decir que era barato (por comparación) ya que después lo he buscado en tiendas, y en tienda está a unos 19 €uros ...y acostumbrados a que en carta los vinos dupliquen el precio...

El 9M, después de pasar por las urnas acabé también aqui comiendo con la familia.
Ese día elegimos un vino argentino monovarietal de la zona de Mendoza: Finca Flichman, Syrah.
Es un vino joven, de color morado intenso, con mucha fruta y toques muy vegetales.
En boca es (para mi) un poco duro, con demasiada acidez y muy verde.

1 comentario:

Carlos dijo...

Welcome back to blogging. Suscribo 200% este Pago 2005, y más después de probar más de 100 vinos estas 3 últimas semanas.