Donde el viento nos lleve: Donde el Vino nos lleve

viernes, 8 de febrero de 2008

Donde el Vino nos lleve

De nuevo en la carretera, he comido por tierras extremeñas, concretamente en Almendralejo.
Un compañero me llevo a un restaurante del que no recuerdo ni el nombre …y he de decir que ha sido una sorpresa impresionante.
Nada más entrar me encontré con el siguiente panorama:

La ermita, Pingus, Gaudium, Vega Sicilia, Pintia, Mauro…. Menudo comité de bienvenida!!

A partir de ahí, lo que intuía como una comida anodina empezaba a coger color.
…y la fantasía empezaba a funcionar… Mientras esperábamos a la mesa, en silencio pensaba… uhmm… si tienen estos vinos… el menú ha de estar a la altura… (…y en silencio comenzaba a salivar…)
Finalmente la comida fue gloriosa:

Comenzamos con un homenaje “al de los andares” (jabugo), seguido de una Torta del Casar al horno y Prueba de matanza (para hacer Pringá). Y para rematar, un poquito de solomillo de Buey.

Viendo el panorama, les pedí que nos recomendaran un vino de la tierra y así fue como conocimos el BASANGUS 2004
Es un vino de Tempranillo de la tierra del Guadiana, que recibe el nombre de la antigua apelación de Badajoz “Basangus o tierra de viñedos”

Es un vino recio como la tierra de la que procede, con un color cereza muy muy oscuro. Capa alta a muy alta, es un vino de lágrima potente y tintada.
Tiene una nariz muy potente, llena de moras y fruta roja, con tostados de madera muy suaves y toques de regaliz.
En boca es potente y equilibrado y con buena estructura y un final largo.
Un gran vino, considerado por muchos, uno de los mejores vinos de Extremadura.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Soy de Almendralejo, si describes un poco como era el restaurante y dónde estaba ubicado quizas sepamos cual es.
Por cierto, si regresas a tierras extremeñas, prueba el jamon de la tierra D.O. "Dehesa de Extremadura", son nuestros cerditos que en vez de ser curados o sacrificados en Guijuelo o Jabugo, los curamos ya aqui.

El Capitán & The Pilgrim Crew dijo...

Hola Almendralejero (espero que el patronímico sea el correcto:))

he rebuscado entre mis papeles, y no hace falta descripción, ya que he encontrado la dolorosa... y esa nunca miente.
La comida fué en el restaurante El Miajón II ...y como ya decía en el post, guardo buenos recuerdos.
por la comida, por la bebida y por el trato.

Son esas sorpresas que agradeces en días de muchos kilometros y mucha paliza.

saludos!!