Donde el viento nos lleve: Cenas de Grandes Vinos

lunes, 18 de febrero de 2008

Cenas de Grandes Vinos

Este viernes volvimos a los viejos rituales de siempre: las cenas de grandes vinos.

Este mes dedicado a las regiones míticas, donde enfrentamos un Burdeos con un rioja clásico.

Carlos que había estado preparando la selección, nos habló maravillas de una tienda que había descubierto en Andorra: L’excelence, les sens du vin.
La mala noticia es que se trata de una tienda q
ue cierran en Febrero, y la buena noticia es que existe otra en Barcelona (habrá que investigar).
De allí se trajo un B
urdeos que mantuvo perfectamente empaquetado para mantener la tensión.

Para ir haciendo boca comenzamos con un pequeño experimento: un blanco de hace 10 años:

Palacio de Otazu Chardonay 1998 (D.O. Navarra).

Se trata de un chardonay SIN barrica, de hace 10 años, por lo que a estas alturas debería ser un honorable cadáver (de ahí lo de experimento): Sin embargo el vino todavía mantiene el tipo. Es un vino dorado intenso, con algún reflejo verdoso. Se mantiene brillante y limpio como el primer día.
En boca tiene un toque dulzón, compensado con una estupenda acidez (que es la que le
da la vida). Toques de fruta y vainilla. Final amplio y salino. Muy rico.

El segundo de la noche fue un rioja clásico:

Cuné Imperial Reserva 1999. (D.O. Rioja).

Imperial es un clásico Riojano de gran calidad muy conocido en toda España, que nace en los años veinte. Su nombre viene de embotellados especiales para el mercado inglés, denominados "Pinta Imperial"
La gama de vinos Imperial sólo incluye "Reserva" y "Gran Reserva" y su elaboración sólo se d
a cuando se producen cosechas excepcionales en Rioja Alta.

En la copa se muestra como un vino de color cereza con reflejos de evolución color teja. En nariz, balsámicos, regaliz y mora. Tostados muy ligeros y tabaco.
En nariz presentaba un t
oque a pegamento imedio (acetaldehído) que fue motivo de muchos comentarios y algunas risas.
En boca es un vino agradable, pero sin grandes pretensiones. Algo falto de cuerpo, el ataque es
suave, con taninos muy suaves, y cierta sensación alcohólica.

En resumen. Un clásico, con todo lo bueno y lo malo que eso significa en el caso de Rioja.

El tercero de la noche, colofón y claro vencedor fue:

Clos du Marquis 1996 (a.o.c. Saint Julien / Burdeos)

Saint Julien es una de las subzonas de Burdeos situada más al norte, dentro de la región del Medoc.

Clos du Marquis es el segundo vino del Château Léoville Las Cases, y puede estar a la altura de los grands Crus del Medoc.

La primera sorpresa de este vino fue el color. Rubí intenso, prácticamente sin notas de evolución, impresionante para un vino de hace 12 años!
En nariz es complejo y profundo. Algo de fruta y un aroma que a mi me emborracha y síntoma inequívoco de que va a ser un vino que me va a gustar. Yo lo denomino “queroseno”… el viernes discutíamos sobre otras denominaciones, como puede ser “Tinta china”
Se trata de un aroma intenso, mineral, profundo y denso.

Es un vino perfectamente ensamblado, y donde no hay picos que destaquen. La madera está ahí, pero no es lo primero que descubres….
En boca es un vino intenso y complejo. Un tanino delicioso, fruta muy golosa, un punto de acidez, mineral y muy sabroso.

Es puro terciopelo. Llena la boca sin atacarla, con un final muy largo, y una elegancia impresionante. Un vino para disfrutar.

Un vino redondo. Una maravilla


3 comentarios:

Carlos dijo...

Mi Capitán me temo que mi entusiasmo por el Chardonnay de Otazu va mucho más allá de tus palabras. NO creo que simplemente mantenga el tipo, un vino que se vende en tienda a aprox 4 € con esta calidad, complejidad y capacidad de envejecimiento?
Simplemente maravilloso y paciencia para guardarlo en la bodega unos añitos.
Clos de Marquis, para mí el mejor vino catado de este año sin duda, y dentro del top 3 sin duda tambien.
Gracias Jean Louis, por lo que veo compramos bien:
http://www.1855.com/bordeaux/dom/683/fr/clos-du-marquis/

jos dijo...

La verdad es que no esperaba esa calidad de envejecimiento en el Otazu, .... no todos los blancos son iguales está claro.

EL rioja Imperial es un vino muy del gusto de los riojistas clásicos, no me extrañó nada de lo que ofreció.

El Clos du Marquis juega en otra liga, no puedes bebr algo así todos los días....es como una buena canción, te deja una sensaciones muy agradables.

:( yo no esnifo pegamento, lo que pasa es que no sabía lo del acetaldehído

El Capitán. dijo...

HOOLA JOS!!

Ahora que ya me tienes localizado, espero tus profundos análisis SEO y demás consejos de sabio.
Salu2