Donde el viento nos lleve: El desafío del Earthrace

miércoles, 9 de enero de 2008

El desafío del Earthrace

Definitivamente el romanticismo de los aventureros y las aventuras de antaño han desaparecido.
Cualquier nuevo desafío que el ser humano esté dispuesto a emprender hoy día, viene precedido por un despliegue de tecnología y marketing sin precedentes.

Algo parecido es el desafío que propone el Earthrace”, que pretende navegar alrededor del mundo en menos de 65 días, utilizando para ello biodiesel, el nuevo combustible ecológico.

Diseñado por Pete Bethune como trimarán semi sumergible y construido en Nueva Zelanda, este barco futurista pretende batir el récord de velocidad en navegación, con una huella ecológica nula, por la utilización de biocombustibles.
Los residuos de la combustión del biodiesel son un 78% menores que los del combustible normal; y son básicamente CO2 y agua. El CO2 será reabsorbido por las algas, no existiendo por tanto huella ecológica.

El 1 de marzo de este año 2008 partirán desde Valencia con el objetivo de pulverizar el actual récord de circunnavegación que está en 75 días. El Earthrace pretende hacerlo en sólo 65.

Para ello se basan en la gran eficiencia aerodinámica del diseño del casco, en su estabilidad, y en su capacidad de navegar bajo el agua.

Una de las características de este buque es que está diseñado para “atravesar” las olas en lugar de navegarlas. Esto le permite en momentos puntuales estar bajo 7 metros de agua sin que ello suponga ni vías de agua, ni cambios en la navegación.
Fabricado íntegramente en fibra de carbono, es una extraña mezcla entre barco y submarino con aspecto de nave espacial.

Por cierto… si alguno se pregunta para que le sirven los “cuernos” de este diseño tan particular, hacen de “periscopios” que permiten la toma de aire mientras el barco esta completamente cubierto de agua.

El barco se ha probado con éxito en condiciones extremas en las costas de Nueva Zelanda, con olas de más de 12 metros. Los únicos daños sufridos fueron el miedo de la tripulación, que quedó absolutamente impactada por el ruido de las olas y la sensación de verse en repetidas ocasiones bajo el agua.

El Earthrace lleva varios meses recorriendo el mundo, preparando el viaje definitivo, pero sobre todo creando expectación.
…lo dicho márketing y show bussines.

2 comentarios:

natalika dijo...

Pues navegará con mucho éxito y todo lo que quieras, pero no sé por qué no puedo llamar a semejante aberración óptica "barco"... Dios mío, qué cosa más fea... Yo en estas cosas soy muy "old-fashioned" a mí los barcos me gustan con mástil, velas, etc...

Hay que ver, las atrocidades que diseña la gente, tú...

jmarquez dijo...

El diseño que posee este barco es de avanzada, sumado a los nuevos materiales con el que se construyó, por lo que se puede catalogar como un hito de ingeniería naval, que sin ninguna duda será el punto de referencia para nuevos diseños de barcos.

Los barcos al igual que los automóviles, están sufriendo cambios radicales tanto en su diseño, como en el uso de combustibles, así que los mastiles y demás elementos de antaño, poco a poco pasarán a la historia.