Donde el viento nos lleve: La vida misma

viernes, 23 de noviembre de 2007

La vida misma

Children see, Children do.

Me gusta mucho-mucho este anuncio que me ha pasado un amigo.

Vivimos tiempos confusos, donde hemos olvidado las cosas más básicas… y esos pequeños renacuajos tienen la mala costumbre de hacer lo que ven, lo que con nuestros actos (a veces inconscientes) les enseñamos.

Son pequeños replicantes con ganas de agradar y con ganas de ser aceptados en la manada ...y su único recurso es hacer lo que ven, ya que todavía no distinguen entre "bueno o malo".

Se estila colaborar con ONG´s, pensar en la infancia, en los derechos de los niños, en garantizar sus recursos para su mejor desarrollo …y nos olvidamos de las cosas más básicas. Nos olvidamos de que somos un modelo para ellos.

Nos olvidamos de nuestra mejor enseñanza es el ejemplo, los actos cotidianos de cada día. Con nuestros niños, y con todos aquellos que pasan por la vida a nuestro lado.

HAZ TU INFLUENCIA POSITIVA !

4 comentarios:

Anónimo dijo...

He localizado este blogg hoy por casualidad y quería felicitarte por la sencillez de su diseño, por la calidad y lo interesante de su contenido y por la sensibilidad que desprendes con tus palabras y expresiones.
Me has alegrado el día.
Ánimo y espero volver a leerte.

El Capitán & The Pilgrim Crew dijo...

hola Anónimo.... de veras que agradezco tus palabras.
Empecé hace muy poco en esto del blogging (no llevo ni 3 meses...) y empecé como terapia y desahogo mental de otras preocupaciones.

Creo que todavía me queda mucho por recorrer y por aprender como blogger, pero el camino es divertido.
Espero volver a verte a bordo del blog, y te devuelvo tus palabras.
Me has alegrado el día.
Saludos y buen viento

L'hérisson dijo...

El problema es que nos gustaría que fueran tal y como nosotros quisiéramos ser, aunque con nuestros actos les enseñamos cómo somos realmente. Y lo triste es que en general todos somos menos "perfectos" de lo que creemos o quisiéramos, más egoístas, menos educados, menos comprensivos con los demás... Más mezquinos, en definitiva.
Es por eso que intentamos aplicar en ellos aquello de "haz lo que digo, no lo que hago", porque sabemos (aunque sea doloroso reconocerlo) que por lo general realmente no somos como quisiéramos ser, y cómo no, a todos nos gustaría que ellos fueran mejores.
Lo difícil es ser consciente de esto e intentar corregirlo día a día.
Yo debo reconocer que con los míos no lo consigo, o al menos no como yo quisiera, y eso que creo que afortunadamente son ya mejores que yo.

El Capitán & The Pilgrim Crew dijo...

Buuuf... l'herisson, si hablamos de nuestros hijos, el tema se complica muuucho. En ellos proyectamos todo lo que quisimos ser y nunca seremos... y a veces esperamos de ellos demasiado.
Lo fundamental es la constancia y la coherencia en nuestros actos... pero que levante la mano quien sea capaz de conseguir eso.
Hace mucho tiempo que decidí no volverme loco con el tema, y no obsesionarme con la educación de mi hijo, y creo que hoy puedo decir con tranquilidad que es una buena persona.
...algo que en los tiemppos que corren, no es poco.
Salu2