Donde el viento nos lleve: Comer en el Sur

viernes, 30 de noviembre de 2007

Comer en el Sur

Ya de vuelta en casa después de mi semana andaluza, después de muchos kilómetros y poco bussines; el resumen de mi semana sureña, se puede sintetizar en 2 lugares:

Pescados y Mariscos Romerijo en Sevilla

Restaurante (Astoria), Casa Matías en Córdoba.


La verdad es que no aprendo, parece mentira, pero salí de viaje sin la cámara, con lo cual, no tengo pruebas gráficas de mis andanzas…

Romerijo es un local de los tradicionales, …un bar de los de toda la vida, incluso tirando a cutrecillo, con la particularidad de que tienen anexo el cocedero de marisco ...y puedes seleccionar personalmente el material.

Las paredes de azulejo como no podía ser de otro modo, están plagadas de fotos de famosos y famosuelos dedicándose al marisquito con desenfreno en el propio local.

Cenamos muy bien, sencillo pero con encanto:

Gambas de Huelva (excelsas), tortillitas de camarón, unas almejas, un poquito de mojama (para hacer sed), cazón en adobo… y todas esas cosas que son impensables por el norte; todo ello regado por cerveza fresquita. (Mis acompañantes no se atrevieron con el fino…)

En resumen, un local sin pretensiones, con muy buen material, y un cierto encanto de lo tradicional.

En Córdoba me llevaron a Casa Matías (El Nogal, 16. 957-27 76 53) bajo el lema “Es un sitio donde se come muy bien de cuchara”.

El local es pequeñito y acogedor, con una decoración muy cuidada, y gusto por los detalles. El jefe Don Matías Montes derrocha señorío, simpatía y buen hacer.

Es francamente divertido y sugerente verle canturrear de memoria y de corrido más de 30 guisos, todos ellos igual de interesantes:

...Rabo de toro, arroz caldoso, salmorejo, potaje de espinacas y garbanzos, Rebozados de sesos y mollejas,

sabrosón estofado de patatas con cazón y choco, croquetas con ropa vieja, higaditos en salsa de almendras, flamenquín, patatas con costilla y setas….. y así hasta el infinito.

Finalmente probamos varias cositas, (la mesura nunca ha sido lo mío) entre las que destacaron las habichuelas con perdiz, y los fideos con almejas.

Cocina clásica, pucheros hogareños, llenos de sabor, de poderío y de nostalgia. …algo que deberíamos de empezar a proteger casi tanto como al lince ibérico.

…Aunque en casa Matías el futuro creo que está asegurado. La nueva generación viene pegando fuerte, ya que el hijo de Don Matías que atiende la sala, nos hizo una exhibición impresionante deshuesándonos la perdiz en vivo y en directo, antes de que nos diera tiempo a pestañear

Lo dicho…. Una pena de cámara… y francamente se come MUY bien de cuchara en Casa Matías!! y se come muy bien en el sur.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

El Sur al que usted se refiere... se llama Andalucía.

Un saludo.

El Capitán & The Pilgrim Crew dijo...

...efectivamente se llama Andalucía.

¿¿Noto un cierto tono de crítica??
Si es así, no hay motivo... y si a pesar de todo se siente agraviado, desde aquí misa disculpas.... aunque no sepa muy bien porqué.